miércoles, 19 de febrero de 2020

Por las librerías de donceles

A Sonia y Robert, libreros amigos
Segunda y última parte
Entré a las dos de la tarde, dejé la mochila en la caja, me olvidé del tiempo, de la sed y el hambre y… cuando volví en mí, ya eran casi las siete de la noche. De pronto no supe en donde era atrás o adelante, dónde había quedado la caja y el baño. ¡Estaba a la mitad de un laberinto! Todo iluminado con luces tenues, incandescentes, amarillas. Todos los pasillos de madera y libros me parecieron iguales; arriba, abajo y a los lados. Ni un alma circulaba por entre ellos a excepción de la mía. Ni una voz ni un susurro sino tan sólo voces lejanas, y sin embargo… no sentí angustia ni temor ni inquietud alguna, sino —cosa extraña—, sólo el poder de la magia. La magia de los anaqueles y estantes cuyos libros me observaban festivos, agradecidos y hasta con guiños y alguna sonrisa.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Por las librerías de Donceles

A Sonia y Robert, libreros amigos
Primera de dos partes
Lo que hace tiempo emprendimos como un juego, hoy en verdad se ha convertido en una pasión: dejar a la posteridad una biblioteca especializada en Chiapas. Útil a estudiosos e investigadores, cuyos recursos, igual que el sitio, cederíamos en su momento a la universidad pública más prestigiada y eficaz de Chiapas. Biblioteca que iniciamos con los escasos libros de nuestra Secundaria y Prepa, aunque también con los usados durante la Universidad. Hoy la biblioteca del Aguaje, de acuerdo con el último recuento, contiene 4,500 títulos y 2000 revistas.

jueves, 6 de febrero de 2020

Nuestras pastorelas de navidad

La Navidad y el Año Nuevo en los Cuxtepeques, desde muy pequeño o desde que recuerdo, siempre les asocié al fresco de las noches de Todosanto; al de las noches y madrugadas de principios de noviembre. Fresco que desde ahí se acentúa de poco a poco. También con las posadas que inician el dieciséis de diciembre, nueve días antes de la Noche Buena, igual que todos los novenarios. Con la Misa de Gallo del 24 de diciembre, en donde se celebra el nacimiento del Niño Dios, y con las Sentadas de Niño que igualmente se celebran (o pueden celebrarse) desde el día siguiente de la “nacida” y hasta antes de la celebración de la Virgen de Candelaria, el día dos de febrero.

martes, 4 de febrero de 2020

Tapachula, noche y cabarets

Segunda de dos partes
Monto nuevamente al coche, sigo al pie de la letra las instrucciones y ¡Hasta no verte Jesús mío! Digo para mis adentros. Pronto diviso el árbol de mango junto a la entrada, su estacionamiento, e inmediatamente el anuncio que le identifica: Cabaret El Marinero. Men’s Club. Dejo con los guardias el coche, las llaves, mi navaja y… justo en el lugar de siempre: desde afuera y también adentro, todo el lugar se observa aderezado al estilo de las antiguas marinerías, fluir de navíos y puertos; timones, boyas y objetos diversos asociados a navegantes, bucaneros y piratas. El Marinero de Ámsterdam, recuerdo, título del cuento del gran Guillaume Apollinaire, y los dos bares-cafés que persisten justo junto a las antiguas calles de la ciudad de Ámsterdam.

martes, 28 de enero de 2020

Deleitable centro histórico CDMX

Todos (o casi todos) los provincianos echamos pestes a los defeños, entre otras cosas por soportar el hacinamiento, la contaminación de su suelo y aire, la ausencia de bosques dentro de la ciudad, sus calles céntricas congestionadas y su horrible tráfico motor. Pocas veces, sin embargo, nos detenemos a pensar siquiera su espantosa suerte. Igual que la nuestra, aunque en otros sentidos. No obstante, a pesar de todo, la ciudad de México tiene su encanto… e intactos los poderes mágicos con que avasalla al resto de la nación, sus estados, regiones, su gente. Imán poderoso que a todos llama y embelesa. A mí, por ejemplo, desde que la conocí con estos ojos y demás sentidos, a principios de la Universidad en San Cristóbal, 1979 u ochenta.

martes, 21 de enero de 2020

La Colocha y Las Laminitas

Perfecto recuerdo “mi primera vez” en Las Laminitas. Tercero de Prepa, grupo F de “fantasmas” (pues sólo de repente aparecíamos por la escuela); turno vespertino, antiguo CECyT del ICACH, año setenta y ocho. Iba acompañado por el inolvidable Raúl Rincón Castillejos (QEPD), Chencho, Alfredo Inocencio Aguilar, su amigo del alma; Eddy Cruz Manzur y el famoso Sinaloa, Eduardo de apellidos que se me escapan. Tuxtlecos los cuatro, bolos aún en ciernes los cinco, y abogados ellos con el tiempo, aunque sólo por (o con) la bendición de Dios.

lunes, 13 de enero de 2020

Comitán y contrabando, mediados de 1839

Con esta incierta perspectiva comenzamos inmediatamente a reparar lo dañado y a hacer preparativos para nuestro viaje. La comodidad de encontrarnos en este apartado lugar en la casa de un paisano difícilmente puede ser apreciada. En su vestimenta, modales, apariencia, hábitos y sentimientos, el doctor era tan natural como si lo hubiésemos conocido en nuestro propio país. La única diferencia era su lenguaje, que no podía hablar coordinadamente, sino intercalándolo con expresiones españolas.

miércoles, 8 de enero de 2020

Tapachula, noche y cabarets

Primera de dos partes.
Hace tiempo, quizá unos quince años, hice alguna excursión por Tapachula con el fin de conocer el mundo del espectáculo, su vida nocturna y la prostitución en esa ciudad y sus alrededores. Como buen sociólogo, recuerdo, hice trabajo de campo; varias visitas, observaciones, algunas entrevistas testimoniales y hasta escribí algún texto del que luego tuve pena, por la inmundicia que de ello brotaba. Me sentí cohibido ante la posibilidad de su publicación.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Sobre Comitán, San Cristóbal y pasaportes, 1840

Más tarde regresó a Comitán, y se casó con una dama procedente de una familia que en otro tiempo fuera rica y poderosa, pero que había sido despojada de una parte de su riqueza, por una revolución apenas dos años antes. En la repartición de lo que quedaba le tocó a él la casa ubicada en la plaza; y por disgustarle el ejercicio de su profesión, la abandonó y emprendió la de vendedor [comerciante]. Como cualquier otro extranjero en el país, se había vuelto nervioso a causa de las constantes guerras y revoluciones. No tenía ninguno de estos sentimientos cuando arribó por primera vez y, en la época de la primera revolución, en Ciudad Real estaba mirando en la plaza, cuando dos hombres fueron heridos a su lado. Afortunadamente, los llevó a una casa para atender sus heridas, y mientras tanto el grupo atacante se abrió paso hasta la plaza y destrozó a cuantos hombres se encontraban allí.

lunes, 25 de noviembre de 2019

Vivir, prender y enseñar

Hola hola. Muchachas, estudiantes de nuestra Facultad. Gracias por acompañarnos. Gracias compañeros profesores, profesoras, organizadores del evento, por invitarme a esta reflexión. Créanme que no sabía de la invención del Día Internacional del Docente por parte de la UNESCO… buen pretexto para reunirnos y expresar nuestras experiencias en el campo de la docencia universitaria.