jueves, 11 de julio de 2019

Morenas, Activistas y Simpatizantes

Por Antonio Cruz Coutiño 

¿Que qué escribo? Ok. Va más explícito...
A ver MOREN@S, activistas y simpatizantes de la izquierda mexicana. Va para Uds, aunque en general para los ciudadanos quienes sepan y deseen leer.
La mayor dificultad para avanzar sinceramente y desde el gobierno federal, en la transformación de la vida pública nacional, por la que votamos, NO está en los ajustes al gabinete (que continuarán normalmente durante el sexenio, como en cualquier país de mediana democracia).

Insisto: no está ahí NI en la mafia de cuello blanco (la de los políticos priístas, ahora emboscados y a salto de mata), SINO en las inversiones público-privadas DETONANTES del desarrollo regional (4 o 5 proyectos que que seguramente sabes), paradas ahora mismo por la estructura del Poder Judicial, es decir, por los jueces, los tribunales y los magistrados espurios, aliados al antiguo régimen.

Lo que corresponde, amigos, es pensar y dilucidar ideas de qué hacer para vencerlos. Para luego aplicar esas ideas. ¡Claro! No sólo desde el gobierno, o desde Morena, o desde las cámaras del Congreso, sino especialmente desde la sociedad y sus organizaciones. Creo que es meridianamente claro. Ojalá.
Como dice el Broxo: ahí se ven.


Otras crónicas en cronicasdefronter.blogspot.mx 
cruzcoutino@gmail.com agradece retroalimentación.

sábado, 6 de julio de 2019

Lejos de Rapiña y Sindicatos… ¡Universidad!


Por Antonio Cruz Coutiño

“El objeto de la creación de esta universidad es vigorizar nuestra inconformidad con los desórdenes de la injusticia tradicional, y reivindicar la historia cultural de Chiapas, como referencia para la construcción del bien público, y entrar al dominio del conocimiento universal con sentido social”.

Dr. Manuel Velasco Suárez

[Segunda y última parte]. Líderes porriles entre estudiantes, desafortunadamente, fueron becados o “contratados” por la institución a cambio de docilidad y control. Prebendas, comisiones y aportaciones económicas fueron concedidas a los sindicatos a cambio de no hacer olas y… se llegó incluso a impedir la libre incorporación de nuevos miembros al SPAUNACH, entre profesores contratados provisional, temporal o irregularmente, a sugerencia del patrón.
© Luis Echeverría Álvarez y Manuel Velasco Suárez
Auditorio Constituyentes 1975

Y sin embargo, desde la academia, toda esta situación —por extrema y grave que parezca— consideramos susceptible de transformarse. Y más hoy, cuando el contexto político estatal y nacional ha cambiado. Cuando el ámbito de los tres niveles del gobierno nacional obra a favor de la Universidad.


Esto es, que la coyuntura política es favorable para transformar a la Universidad y reorientar su desempeño. Ello debido a que desde el gobierno de la federación se invoca al decoro y a la austeridad, a la transparencia y a la rendición de cuentas, a la eliminación de los cacicazgos políticos y a la democracia sindical. Mientras el gobierno estatal busca aliados sólidos para garantizar gobernabilidad y educación superior suficiente y eficaz en las diversas regiones de Chiapas.

Hacia el interior, los universitarios, los profesores y en general los verdaderos académicos, mantenemos la expectativa de aplicar auténticos cambios a la institución, ante el ánimo expresado por el rector Natarén Nandayapa. Creemos que es posible obtener del gobierno federal el rescate financiero de la Universidad, sanear sus finanzas y limpiar la cloaca de la administración del personal… de la mano de los interventores de Hacienda, SEP y ANUIES, al tiempo que observamos francamente indefendibles, los vicios de origen de la actual dirigencia sindical y sus posturas estridentes, privativas, patrimonialistas, clientelares y etcéteras.

Cinco principios ha difundido el rector, nodales para la transformación de la Universidad: 1. Revisión integral de su funcionamiento, 2. Plan y medidas de austeridad, 3. Optimización de recursos, 4. Transparencia organizacional y financiera y 5. “Rendición detallada de cuentas”. ¡Tomémosle la palabra! Claro, desde la base de los valores éticos, educativos y académicos, y desde nuestra participación en las negociaciones —eliminación de detritus, composición, ajustes y acuerdos— con las oficinas federales aludidas.

No desde la Universidad clientelar, dispuesta al pillaje y a la rapiña en la que la convirtieron las administraciones referidas, sino desde la Universidad nuestra, responsable, íntegra, meritocrática y sensible a las circunstancias sociales.

No desde la corrupción y la discrecionalidad en la asignación de plazas, promociones y estímulos, sino desde el estricto cumplimiento del orden jurídico-constitucional, la Ley Orgánica y el Estatuto General de la Universidad, en donde… asunto aparte es la apremiante necesidad de transformar constructivamente su entramado jurídico, para fortalecer su transparencia, autogestión y autonomía.

De modo que ahora es la oportunidad del gobierno de Escandón Cadenas, de la sociedad en general, de la comunidad universitaria en su conjunto, y del rector Carlos Natarén. Para llevar adelante la transformación social y académica de la Universidad. Para convertirla en auténtica voz constructiva, sapiencial, ética e incluso crítica del Estado. Crítica de sus políticas y de las directrices gubernamentales. Y, aunque formamos parte de los sindicatos, todos, en atención a nuestro compromiso con la formación integral de los universitarios, futuros profesionistas, debemos decir con la frente en alto: ¡No al sindicalismo vil, clientelar, de herencia, conveniencia y coacción!

Urge eso sí, desde nuestros sindicatos, demandar a la Universidad, en un acto de auténtico compromiso con ella. Requerir la eliminación de servicios secundarios, no substanciales ni sustantivos, de acuerdo con la ley. Que proceda ya a las jubilaciones en suspenso. Atajar la proliferación de “centros académicos” insostenibles. Cerrar las carreras que han mermado su demanda e indemnizar a su personal (pues ello es más costeable que lo contrario).

Descartar coches, camionetas y autobuses. Eliminar la herencia y venta simulada de plazas administrativas y de intendencia. Cancelar sueldos irregulares, sobresueldos y nóminas confidenciales. Despedir ipso facto a aviadores, dobles plazas y a quienes ostentan puestos en instituciones oficiales. Revisar a detalle las familias de beneficiarios de la nómina universitaria y… por sobre todas las cosas —insistimos—, dos cuestiones que en verdad afectan nuestro patrimonio personal: 1. Emplazar a la Universidad ante el fraude en los enteros de nuestras aportaciones a FOVISSSTE y AFOREs, y 2. Demandarla por el atraso permanente en los enteros de nuestro “ahorro solidario”.

Otras crónicas en cronicasdefronter.blogspot.mx 
cruzcoutino@gmail.com agradece retroalimentación.

martes, 2 de julio de 2019

Lejos de Rapiña y Sindicatos… ¡Universidad!


Por Antonio Cruz Coutiño

“El objeto de la creación de esta universidad es vigorizar nuestra inconformidad con los desórdenes de la injusticia tradicional, y reivindicar la historia cultural de Chiapas, como referencia para la construcción del bien público, y entrar al dominio del conocimiento universal con sentido social”.

Dr. Manuel Velasco Suárez

[Primera de dos partes]. En la vida personal y en la de familias, sociedades, empresas e instituciones, las debacles y dificultades suelen ser catárticas, dolorosas, reveladoras, aunque sobre todo, transformadoras de sí mismas. Alteran en extremo sus tradiciones burocráticas, e incluso modifican sus estructuras organizacionales desfasadas, decrépitas o ineficaces.
© Luis Echeverría Álvarez y Manuel Velasco Suárez.
Auditorio Constituyentes 1975

Claro que en la mayor parte de los casos, sin embargo, ante la falta de verdaderos motores internos, los individuos se suicidan, las familias migran o se arruinan, las empresas se declaran en quiebra y las instituciones cierran sus puertas o se disuelven.

¡No es el caso de la Universidad Autónoma de Chiapas! La universidad de la tierra y de los chiapanecos todos, la más extensa y prestigiada, pues, a pesar de la estupidez de sus últimos conductores, y no obstante el ritmo y las buenas estadísticas que a lo lejos muestran las otras universidades locales, entre ellas la empoderada Universidad de Ciencias y Artes, la UNACH cuenta con la infraestructura más densa en la región, el mayor número de carreras, programas, servicios, profesores, y la mayor demanda educativa. Dato que se confirma ahora mismo ante sus más de 23,000 estudiantes. Cantidad nunca antes expresada, inimaginable.

Y claro que la debacle por la que atraviesa no es de hoy ni de ayer. La crisis ética, académica, administrativa y financiera en la que se encuentra sumida nuestra Universidad —de acuerdo con sus propias estadísticas— se fue gestando durante ésta, su segunda época. Al menos durante los últimos veintiun años, desde 1998, exacervada durante la administración de Vals Esponda (2010-2014), hoy flamante secretario general de la ANUIES y —por si hubiese hecho falta— empeorada a grado sumo por la tibia gestión de Ruiz Hernández (2014-2018), grisáceo “coordinador de asesores” del gobierno estatal vigente.

El propio Carlos Natarén Nandayapa, rector actual, recién ha informado que su predecesor agregó al déficit de la Universidad, 558 millones de pesos, y que su deuda no es como creíamos al interior de la institución, “de entre 1600 y 1900 millones”, sino de exactamente 2,300 millones. Ello es: 25 % más que la deuda acumulada por el fugaz Vals Esponda.

Dos datos adicionales ha expresado Natarén Nandayapa: que el 87 % del gasto total anual se aplica al pago de nómina, y que la Universidad dedica tan sólo el 0.5 % de su presupuesto
general a investigación, desarrollo y publicaciones. Los pasivos de la institución corresponden a deudas con ISSSTE, FOVISSSTE, AFOREs y SAT, constitutivas de fraude calificado desde la perspectiva de sus trabajadores.

Y el desastre de la Universidad, naturalmente, ha “sacado sus trapitos al sol”, como decimos coloquialmente. Aviadores y aviadurías concedidas a políticos e influyentes externos —algunas “corregidas” en el camino—, nepotismo ejercido a todos los niveles de la estructura burocrática, “clanes familiares […] que tienen todo el árbol genealógico en [la Universidad], en la mayoría de los casos sin ningún mérito”; compadrazgo y tráfico de influencias, “guachicol en viáticos, gastos y rentas exageradas en inmuebles” y, entre todo ello, decenas de anécdotas que transitan por las redes sociales de estudiantes y profesores.

Una de ellas es la narrada por Jorge López Arévalo, nuestro excandidato a la rectoría, pues cuenta lo ocurrido en 2014 tras la “aparición en nómina del esposo y el hermano de una miembro de la [honorable] Junta de Gobierno”, en la plantilla de un “espacio académico del campus III de San Cristóbal”, y en “la Dirección de Extensión Universitaria”.

Pues sucede que los trabajadores académicos y administrativos se enteran de estas evidentes contrataciones espurias, “se inconforman y hasta van al paro” aunque… de risa diríamos nosotros: al final “bajan las banderas esgrimidas y lo que piden es que dos de sus parientes tambien sean contratados, en compensación [por] el acto de nepotismo”… situación que finalmente sanja la inconformidad.

Asi mismo, se ha sabido que mientras la Universidad forma parte del CUMEX, consorcio de las “mejores universidades del país”, ocupa al mismo tiempo los peores lugares en transparencia institucional, e incluso el último en cuanto a “información jurídica vinculada al cumplimento de normas”.

En los llamados “rankings universitarios mundiales”, la UNACH se encuentra en la cola del país y… lo peor: la institución ha servido para legitimar las tonterías de los gobiernos estatales en turno. La Universidad “dio el aval y la fundamentación académica [de dos monstruos. Entre otros]: las ciudades rurales y [la producción de biodísel y otros] bioenergéticos, torciendo la realidad de Chiapas según los deseos del gobernante”.

SPAUNACH, Sindicato del Personal Académico, ambos contribuyeron al magno desbarajuste financiero universitario. Los sindicatos invadieron la esfera de la autonomía universitaria —ámbito de sus facultadades legales y administrativas—, mientras la Universidad se solazó en la pérdida de una parte substancial de su régimen interno, de su rectoría institucional.

Reemplazo de plazas, nuevas contrataciones, recategorizaciones, banco de horas-asignaturas, exención de pagos y hasta “apoyos para prótesis” (de risa o inconcebibles), pasaron a manos de los sindicatos, vía sus contratos colectivos de trabajo anuales. E incluso se llegó al colmo de pedir su aval para conceder años sabáticos a profesores-investigadores.





sábado, 27 de abril de 2019

Cuxtepeques. Cuentos de Semana Santa


Por Antonio Cruz Coutiño


Tributo a mis padrinos Juanita y Aureliano

[Segunda y última parte]. Según sus pensamientos, el Güilanche se arrastraba pronto, levantaba polvo y cada vez se le acercaba más. Corrió como pudo, con miedo y desesperación, hasta que en el llano alcanzó a un hombre de a caballo y nada más… Con la suerte de que el tipo era un conocido suyo, quien pronto se compadeció de ella. El caballista trabó el envoltorio de ropa limpia a la manzana de su montura, mientras la señora prometió nunca más quedarse tan tarde en los lavaderos. Esa es la historia.
© Espanto negro. El espanto de Rubiaco. WordPress. com

El piche o la pichita abandonada
La experiencia del Piche Abandonado, por su parte, esa sí ocurrió, según cuentan hasta ahora los más viejos, durante los días santos. Unos dicen que en jueves, otros que en viernes, aunque ambos coinciden en que el suceso ocurre a alguien ganadero. Un rico falto de escrúpulos por la Semana Santa, en su camino de regreso por San Antonio Potrerillo; sitio ubicado en las inmediaciones del desaparecido río Concordia, a la izquierda de la antigua hacienda San Pedro Cuxtepeques.

viernes, 26 de abril de 2019

Cuxtepeques. Cuentos de Semana Santa


Por Antonio Cruz Coutiño

Tributo a mis padrinos Juanita y Aureliano

[Primera de dos partes]. En La Concordia y en general en la subregión de Los Cuxtepeques, al igual que en cualquier parte del mundo, es posible aún hoy en 2019, escuchar trozos de mitos ancestrales expresados a través de “historias” y leyendas. En esta tierra, especialmente relatos sobre montañas y prominencias, bolas de fuego que circulan entre ellas, o sobre el Sombrerón, arquetipo del “dueño” de la obscuridad, montes y bosques; proveedor de riquezas y ganados.
Tan solo para ambientar. Panteón de Sxbal de Las Casas (2006).

Es posible escuchar también, sucesos varios vinculados a la Tishanila —señora nuestra y de San Bartolomé—, maléfico prototipo femenino, o el Cadejo y otros faunos naguales, del mismo modo que sobre el Señor de las Misericordias, patrón totémico de la región. Sobre la aparición de San Pedro o respecto de la figura de los poderosos chamanes, apenas asimilados como simples “brujos”; sobre el riesgo asociado al descubrimiento de tesoros, y acerca de “espantos” y “aparecidos”: relatos substancialmente moralistas, externamente percibidos como mecanismos de control y conducción social.

lunes, 30 de julio de 2018

Tanteado, tanteadito y tanteadón

—Oí, pero no lo vayes a cargar de pimienta ¿Viste?


—No. Le voy a poner un poquito.
—¿En grano?
—No, tía. Molido.
—¡Ah no! Entonces es mucho. Ponéle un poquititío. Lo que agarren tus tres dedos.
© Hhhmmm. ¡Pero qué ricas tortillas! Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (2011).
Esta y otras conversaciones parecidas son cotidianas en las cocinas de los hogares de Chiapas. Sobre todo en aquellas en donde hay señoras grandes, abuelas, pero también mujeres jóvenes, aprendices, nueras. De esta forma las matronas transmiten sus conocimientos a las más jóvenes, a quienes en verdad desean conocer el arte culinario, y en general a quienes con el tiempo aprenden a expresar las diversas formas lingüísticas que tiene Chiapas, para señalar con relativa exactitud, las porciones, medidas y tamaños de los menjurjes que solo entre cocineras entienden. Entre ellos los ingredientes de nuestros alimentos y bebidas, pero también, en general: sólidos, líquidos, granos, unidades, cantidades, porciones, concentraciones, muchedumbres, etcétera.

lunes, 23 de julio de 2018

El beso de una princesa

Yo nací en una especie de país de hadas, duendes y pequeños demonios. Tuve nana, mi madre usó zapatillas nacaradas y atavíos que le ceñían la cintura; descendían en pliegues y le llegaban a la mitad de la pantorrilla. Le gustaba visitar a Margot, la chica del único salón de belleza de toda la ribera.
© Chinita linda. Ciudad de Guangdong, China. 2013.
Mi padre usaba unos bigotes diminutos, siempre sombrero, zapatos boleados y pantalones bombachos con valenciana. Recuerdo el collar de perlas de mi madre y de él su reloj suizo y su esclava de plata con incrustaciones de oro. El muro principal de la casa que habitamos por primera vez, estaba todo pintado con dibujos alegóricos: un leopardo yacía sobre el piso ensangrentado, mientras un guerrero negro, sudoroso y casi desnudo se disponía a descargar su lanza contra el león que se abalanzaba desde el peñasco de enfrente.

martes, 17 de julio de 2018

Colegio de Parvulitos

Pensando en Miriam García López.

De la mano de mi padre, lo recuerdo bien, esa mañana por primera vez iba a la Escuela de Parvulitos, una institución absolutamente nueva en aquel lugar aislado y apacible. Antes sólo había existido la escuela primaria principal, la Miguel Hidalgo, y la Emiliano Zapata recién construida por el rumbo de don Justo Reyes, frente a la Casa del Pueblo. 


© Del colegio Juan XXIII, vestidas de gala. La Concordia, Chiapas (c1972).
Así que ahora se inauguraba el primer kínder privado, con el apoyo de aquel presidente municipal afable y bonachón, precursor de la moderna agricultura en Los Cuxtepeques. Iba feliz a tomar mis primeras clases, pues para nada me parecían extrañas. Salín Abud, Marco Barragán y dos vecinos más grandes, ya tomaban clases con la Tía Teresita y eso me daba confianza. Cuando mi madre me encargaba el mandado —frijoles y pan a la casa de doña Eustolia, y queso o mantequilla en la de don Juvenal—, me hacía de mañas para verlos… con sus pequeñas pizarras negras, sus borradores que parecían almohadas y sus gises blancos.

lunes, 9 de julio de 2018

Chores y Comparsas del Carnaval

En mi anterior colaboración, amigos, hice referencia a las horas mágicas, a las primeras horas del primer día del carnaval coiteco. Y fue tal la emoción que sentí, mientras escribía la crónica, que quise expresar esto y no pude:

¡Verdad de Dios que una maravilla he visto!
© Carnavaleros alegres. Ocozocoautla, Chiapas (2011).
Una de las mil maravillas que seguramente practicaron las civilizaciones mesoamericanas de este rumbo, antes, mucho antes de los españoles. Así que ahora prosigo con la descripción de lo que ocurre en el Cohuiná de San Bernabé, en donde el contingente del David por fin llega a la casa de las madrinas, ahora un par de señoras hermanas, grandes, ladinas.Repiten la ceremonia y la danza.

miércoles, 4 de julio de 2018

Las Cohuinás. Carnaval Coiteco


Lo que vi y escuché este fin de semana en Ocozocoautla rebasó mis expectativas; incluso la descripción que sobre la víspera del carnaval me hizo Bernabé, un estudiante de Humanidades, oriundo de Coita. Cargué mi cámara fotográfica, un par de lentes, barras de granola, jugos, agua, chamarra, sombrero y mi navaja inseparable. 
© Antiguas andas. Reminiscencias del pasado. Ocozocoautla, Chiapas (2011).
A las seis de la tarde del sábado llegué a la ciudad y desde ese momento, con direcciones y un mapa a la mano, me dirigí a las Casas de Fiesta, a los Cohuinás vecinos del lado nor-oriente. Fui a los Cohuinás cuya advocación es un “tigre” —el antiguo jaguar de las culturas mesoamericanas—, al de Santa Martha y al de San Martín Obispo, y al de San Bernabé, en donde el personaje central recae en “el David”. El niño vestido de rojo que, en el antiguo testamento, con una simple honda derriba al gigantón Goliat.